domingo, 22 de mayo de 2011

LA EDUCACIÓN UNA NECESIDAD HUMANA

Desde los mismos inicios del hombre, este ha tenido que crear y aplicar métodos de aprendizaje y de educación como herramientas para la búsqueda de alternativas que le permitieran retar al cambio, consiguiendo progresar y fortalecer su conocimiento, instaurando las bases para el surgimiento de una sociedad desarrollada y fundamentada en la prosperidad, aun sin que este ser primitivo estuviera consiente de estos adelantos. Sé que no soy un historiador para estar criticando como los primeros humanos hicieron para adquirir sus conocimientos, ni fui uno de los primeros Homo Sapiens sobre la tierra, pero lo que si tengo es que carezco de ser una eminencia en los temas de la pedagogía. No tengo ningún título en ciencias políticas, ni soy abogado, ni hago parte del congreso para estar decretando proyectos de ley sobre la educación, tampoco soy uno de los miembro de la junta directiva de La Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN) encargado de trabajar con la población discapacitada y mucho menos soy un docente universitario que se encuentra preparando estudiantes para que se desarrollen plenamente en su vida universitaria. Pero si soy un joven universitario que está viviendo en una época en la que estos métodos de aprendizaje aún son necesarios como lo has sido desde su mismo surgimiento, aunque hayan sufrido cambios, siendo estos poco significativos, así que mi principal motivo de interés en el estudio de este proyecto nacional llamado “educación inclusiva” que en uno de sus puntos permitirá a las minorías de nuestro país pluricultural acceder a la educación superior, combatiendo de esta forma la problemática social que se multiplica a diario como Jesús multiplico los panes y convirtiéndose también esta situación de conflicto en el pan de cada día, siendo también el desencadenante de ambientes de desigualdad, pobreza, violencia, inconsistencia políticas, pensamientos egoístas y una vez acostumbrados a esto, nos vemos rodeados de la errada idea de que la educación es solo para unos pocos, especialmente la formación universitaria o de nivel superior, logrando que estas poblaciones minoritarias vean esta posibilidad de mejora cada vez más lejos.

La educación inclusiva es; “Es un enfoque educativo basado en la valoración de la diversidad como elemento enriquecedor del proceso de enseñanza aprendizaje y en consecuencia favorecedor del desarrollo humano. La educación inclusiva implica que todos los niños y niñas de una determinada comunidad aprendan juntos independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad. Se trata de una escuela que no pone requisitos de entrada ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación.[1] Logrando de esta forma entender que la educación o la formación inclusiva es el método que plantea por medio de unos valores claros, de no discriminación y de una sana convivencia, ofrecer a todos los estudiantes oportunidades de progreso profesional y personal.

Una vez definida la importancia de este concepto en el desarrollo de un estado social de derecho como lo es Colombia, los organismos ejecutivos y legislativos de la nación se han visto en la obligación de generar un tránsito del antiguo modelo de integración al de inclusión, prestando más atención y analizar las políticas públicas que rodean esta problemática, garantizando el acceso a la educación a los ciudadanos con necesidades educativas especiales, creando normas en torno a tres objetivos: la integración social, la eficiencia y la equidad; concibiéndose estos como la formación de redes universitarias, la ampliación de la cobertura y la regulación en la distribución de los recursos, respectivamente, como lo establece La Constitución Política de Colombia, en su artículo 67 como un deber del estado  “Corresponde al Estado regular y ejercer la suprema inspección y vigilancia de la educación con el fin de velar por su calidad, por el cumplimiento de sus fines y por la mejor formación moral, intelectual y física de los educandos; garantizar el adecuado cubrimiento del servicio y asegurar a los menores las condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo.[2] Es entonces así, como evidenciamos que este enfoque de educación es relativamente nuevo, como nos lo muestra el Informe de Progreso Educativo Colombia (2006, pág. 6). Este informe también nos muestra como Colombia en el periodo comprendido entre los años de 2002 y 2010  planteó métodos en busca de fomentar la educación para el trabajo y la estructuración de elementos de créditos educativos para que las minorías poblacionales hicieran parte de estos buscando de esta manera el mejorar su estado socioeconómico.

Problemas como la cobertura, la calidad, la fragmentación de la calidad de la educación superior en Colombia, sin dejarlos de lado no son los más importantes, sino las falencias halladas en la comunicación entre centros similares de educación, sistemas de educación universitaria desintegrados, inequitativos e ineficientes, fue la razón por la que se necesitó de la creación de redes como la Red Colombiana de Universidades por la Discapacidad u organizaciones universitarias como por ejemplo la (ASCUN), la Asociación Colombiana de Universidades, una organización que congrega a todas las universidades tanto de carácter privado como público a nivel nacional, constituye una voz ante los estamentos gubernamentales, sectores privados y la comunidad internacional, ha permitido que con la unión y la legitimización de todas estas universidades, desarrollar un trabajo de la mano con el gobierno nacional en busca de estrategias para la eliminación de los estigmas y estereotipos sobre la población con discapacidad, siendo así como hoy en día podemos ver como en las universidades tanto oficiales como privadas, se destaca el Desarrollo Humano como principio rector con respecto al Bienestar Universitario y fundamentado en: la formación integral, la construcción de sociedad y la calidad de vida; por otro lado la ASCUN es consciente de que las personas pertenecientes a estos grupos minoritarios como lo son las comunidades indígenas, los desplazados, los marginados, los campesinos, las afro entre otras, merecen un trato especial en el momento de ser incluidos a la vida universitaria, estas estarán sometidas a una  diferenciación positiva por la cual pasara toda la comunidad universitaria como lo es por ejemplo la presentación y aprobación de exámenes de admisión, buscando desde un comienzo fortalecer los lasos de competitividad en estos grupos sociales, encaminándolos hacia una vida de retos profesionales y aún más importantes personales, cumpliendo las universidades con sus obligaciones constitucionales y  velando así por los derechos de ellos como lo enfatiza la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Culturización, en sus siglas en ingles (UNESCO); “Todos/as los/as jóvenes y adultos deberán ser tratados con respeto y se deberá asegurar la igualdad de oportunidades para poder aprender de forma conjunta. La educación inclusiva es una cuestión de derechos humanos y no se puede segregar a ninguna persona como consecuencia de su discapacidad o dificultad de aprendizaje, género o pertenencia a una minoría étnica[3]

También vemos como se trabaja desde las mismas oficinas de las entidades universitaria, brindando un acompañamiento durante toda su fase de estudios a muchos de los integrantes de estas comunidades que requieren la  presencia de una autoridad, que les sirva como apoyo en una nueva etapa de sus vidas; ayudas como la creación de becas, de incentivos por obtención de buenas calificaciones, apoyo en la parte de sus gastos personales, acompañamiento psicológicos, programas de proyección profesional, todo estos nuevos métodos de inclusión a la vida universitaria, esta permitiendo que cada día que pasa, muchas mas personas que, un día vieron la educación superior en un lugar muy lejano, hoy la estén viviendo y disfrutando, sí disfrutando, ya que hace ya mucho tiempo algunas personas que hacían partes de las grupos sociales minoritarios en Colombia pertenecían a una universidad, pero que quizás nunca se sintieron parte de ella, ya sea por que no gozaban de las facilidades que este nuevo proyecto de educación les esta facilitando, muchas de estos lograron terminar sus estudios pero no encontraron el apoyo suficiente para buscar un ambiente en el cual pudieran aplicar su preparación y se vieron en la obligación de desempeñar cualquier labor menos una que lograra explotar cada uno de los conocimientos ganados en la universidad persiguiendo un sueño.

Es así como vemos que el problemas del ingreso a la educación universitaria no se resuelve con estos proyectos de inclusión puesto que la educación primaria para las personas perteneciente a los grupos minoritarios que hemos estado tratando es de poca calidad ya que no alcanza a cubrir todas las expectativas para hacer parte de la educación superior quizás porque el conocimiento que les es impartido no es hasta el momento el apropiado porque presentan múltiples dificultades para asistir a las aulas de clase o porque como ocurre en algunos casos que existen jóvenes que están apunto de alcanzar si mayoría de edad y apenas se encuentra cursando los primeros años de primario, ya que la situación de desplazamiento los a obligado a dejarlos a un lado o por causa de fuerzas mayores como lo la extrema pobreza o condiciones de haber nacido en medio del analfabetismo y que con el paso de los años le dejaron de prestar importancia y cayeron en el conformismo; la suma de algunos de estos factores o de la totalidad de ellos lo único que logra es crear una marcada desventaja de oportunidades a la hora de desempeñarse en este mundo que segundo a segundo es más moderno, quizás la educación profesional todavía no es de fácil acceso, pero las entidades de educación del gobierno nacional se encuentran desarrollando ayudas intermedias como las carreras técnicas y los curso implementados por el SENA para crear así un escalón intermedio que permita a los jóvenes de nuestro país el entrar a un ambiente laboral competitivo con bases solidas para que mas adelante puedan mejorar sus condiciones de vida y  socioeconómicas y porque para que generen un espíritu de inquietud constate hacia el conocimiento, por eso es que ya somos testigos de como la educación esta llegando a los lugares mas recónditos de nuestra geografía nacional, permitiendo que tanto niños, jóvenes y adultos de estas áreas puedan vivir una nueva experiencia de vida.
Toda esta problemática con el paso de los tiempos ha adquirido una mayor importancia, a pesar de que desde siempre se han visto marcadas las diferencias sociales en todo el mundo, pero que en Colombia como país tercermundista se ha visto mucho mas marcada, el aumento de la tecnología, el crecimiento en la cantidad de conocimiento que debemos asumir,  hacen que día tras día nosotros los seres humanos nos veamos en la actividad necesaria de generar métodos para una mejor asimilación del conocimiento, por eso llego a la conclusión de que la educación inclusiva es un paso mas de una revolución educativa que ya lleva miles de años gestándose y que podemos decir que hasta ahora comienza, ver como nosotros los jóvenes ya unamos términos como: “los niños de hoy saben mas que uno” nos hace caer en cuenta que es un proceso natural sentirse excluido por parte del conocimiento, pero que no se trata de estar conformes y decir que eso sucede con el pasar de los tiempos, sino que se trata de darnos la posibilidad de estar en medio de los nuevos tiempos.



[2] La Constitución Política de Colombia de 1991, articulo 67, párrafo V
[3] ARNAIZ, P. Hacia una educación eficaz para todos: la educación inclusiva. Educar, 2002,   pp. 15-19.


Bibliografía:

* Arnaiz Sánchez, Pilar. (2005). Atención a la diversidad. Programación  curricular. “Capitulo 2: La Educación Inclusiva: Una Propuesta Educativa Para El Siglo XXI” (pp. 57 - 70) Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia (EUNED).

* Moreno Rodríguez, Carlos. (2010). Todo Está Para Hacer, Pero No Se Hace. “Capitulo: Inclusión Y Exclusión, El Discurso Contra La Pobreza” (pp. 89- 92) Bruselas, Centre d´Etuden Sociales sur Amérique Latine (CESAL).